viernes, 6 de marzo de 2009

Vendiendo perros muertos.

No soy el cientista retrograda, elitista y empedernido que mis profesores esperaban que fuera…

No amo el método científico,
ni sus reglas,
ni sus expositores,
ni su academicismo,
menos sus malditos y sagrados limites…
es mas, los detesto…

Una vez, un tipo de apellido Feyerabend, escribió un libro en el cual atentaba contra el método científico, luego se hizo famoso y termino siendo igual a ellos.